Preguntas frecuentes

Una plantación forestal consiste en un bosque proveniente del cultivo de árboles con fines comerciales o de conservación. Está integrado por especies introducidas o especies autóctonas.

Como especifica el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), "los bosques nativos (o naturales) son aquellos que no han sido intervenidos significativamente por el hombre; y los bosques plantados (o plantaciones forestales) son aquellos que el hombre sí ha intervenido con procesos de reforestación hasta el punto de cambiar su estructura y su funcionamiento. Comúnmente, este tipo de bosques es bastante simétrico: tiene distancias exactas entre los árboles y maneja un máximo de dos especies.

Una plantación agroforestal se define como un sistema que combina especies de árboles maderables con cultivos agrícolas. En el caso de MLR Forestal se planta Teca (Tectona grandis) en asocio con cacao (Theobroma cacao), en el cual la Teca siendo un árbol de mayor altura, brinda sombra y disminuye la temperatura ambiente, conforme los requerimientos climáticos del cacao en tanto tiene características de sotobosque. La combinación de especies también fomenta la biodiversidad en una plantación y brinda muchos servicios ambientales a los ecosistemas presentes.

De conformidad al Arto. 25 de la Ley 462 "Ley de Conservación, Fomento y Desarrollo Sostenible del Sector Forestal": Las plantaciones pueden establecerse en áreas de aptitud preferentemente forestal o con otras aptitudes, mientras no existan leyes que lo prohíban, así como la excepción de no sustituir bosques naturales por plantaciones.  En el caso del Reglamento de la misma Ley 462, en su artículo 59 indica que es permitido establecer plantaciones en tierras con barbecho, lo que es consistente con áreas degradadas, que generalmente han sido deforestadas por décadas a causa de otras actividades económicas. 

Las empresas forestales y agroforestales son también conocidas como reforestadoras porque precisamente se establecen en suelos degradados y no solo brindan cobertura arbórea que protege los suelos, los recursos hídricos, sino que también mantienen áreas de conservación natural. 

En el caso de MLR, hasta la fecha tiene 1,715 hectáreas de conservación natural, lo que representa el 33 por ciento del área total de la operación. La meta es llegar a tener 2,000 hectáreas de conservación natural. Las zonas de conservación sirven como corredores biológicos que permiten el desplazamiento de muchas especies entre plantaciones forestales y otros reductos de bosque natural existentes.

MLR no tiene ninguna concesión forestal para el aprovechamiento del bosque natural, porque no es esa la actividad económica de la empresa, por lo tanto, no extrae madera de los bosques naturales. MLR tiene previsto cosechar la madera que ha plantado en fincas de su propiedad, las que fueron compradas a agricultores y ganaderos; estas fincas generalmente estaban convertidas en pastizales para la ganadería extensiva presentando suelos degradados, principalmente por deforestación.

Desde el año 2013, las plantaciones forestales de MLR Forestal están certificadas con base a criterios e indicadores internacionales establecidos por el Consejo de Manejo Forestal (Forest Stewardship Council o FSC por sus siglas en inglés).

Las plantaciones de cacao están certificadas por UTZ / Rainforest Alliance desde el año 2017. Esto garantiza la sostenibilidad ambiental y social del proyecto, lo que exige calidad en los métodos de producción responsable del cultivo, seguridad de los colaboradores y protección ambiental en los productos de cacao.

En nuestras plantaciones manejamos y aprovechamos la Teca, que es un árbol que no existe en los bosques naturales de Nicaragua.

La Teca (Tectona grandis L.) es originaria del sudeste de Asia, de India, de Camboya, de Laos y de Vietnam, donde puede alcanzar alturas de hasta 40 metros. Por su rápido crecimiento y por las características de la madera, se ha convertido en una especie de interés para las plantaciones forestales  en áreas tropicales en África y en América Latina, donde los árboles crecen más rápido que en su lugar de origen, lo que disminuye los turnos de corta y hace que su aprovechamiento sea cada día más interesante.

Todo el proceso de aprovechamiento, cosecha y transporte se hace en estricto cumplimiento de las leyes nacionales y bajo la observancia de los entes rectores y del control social.

MLR genera anualmente 500 empleos de calidad. Estas son plazas sin distingo de género, origen étnico, religión o afiliación política, siendo una oportunidad de desarrollo laboral en la Costa Caribe Norte. 

Más del 80% de la mano de obra son jóvenes del área rural con acceso a capacitación y habilitación técnica en temas agroforestales y tecnologías de producción. Muchos de los procesos técnicos son dirigidos por jóvenes capacitados en la misma compañía. 

También se ha captado un considerable número de profesionales que egresan de las universidades locales, convirtiéndose en uno de los principales empleadores de la región.

La madera de Teca es considerada a nivel mundial como una madera preciosa, muy bien valorada por su alta resistencia, durabilidad y estabilidad en ambientes cambiantes, versátil para innumerables usos, tales como: carpintería exterior e interior, revestimientos de fachadas, embarcaciones, infraestructuras portuarias y puentes, torneados, tonelerías y más.

MLR produce madera de teca con la más alta calidad genética y bajo estrictos protocolos de manejo sumamente tecnificados que garantizan madera de calidad.

  • Material genético: Clones de Teca de Costa Rica (BARCA) y Malasia, los que han sido validados genéticamente y que se consideran superiores para estas latitudes.
  • Sostenible: 100% de nuestra madera proviene de plantaciones Certificadas FSC que dan fe de un manejo socialmente responsable, ambientalmente sostenible y económicamente viable.
  • Estándar de Calidad: Manejo sistemático y adecuado de las plantaciones para obtener madera de calidad constante.
  • Ubicación privilegiada: La madera es cultivada en las mejores condiciones de clima y suelo.
  • Tecnología: Know-how desde la producción y manejo de plántulas, selección de sitio, siembra y manejo de la plantación, cosecha y procesamiento.
  • Logística: Suministro continuo y estable de madera durante el año.

MLR Forestal apoya todas las reivindicaciones en materia de derechos indígenas y posee muy buena convivencia con todas las comunidades que son vecinas a sus operaciones como es el caso en Bonanza donde la empresa tiene el 5% del total de su operación. En esta zona también se tiene una excelente relación con el Gobierno Territorial Indígena Mayangna Sauni Arungka Matumbak, con quien colabora de forma cercana a través de lineamientos estratégicos aprobados por ambas partes. Esto incluye un acuerdo de colaboración por cinco años (2021 - 2025) y un plan operativo anual basado en su normativa de gobernanza comunal para las comunidades de Pansuhwas, Mukuswas e Ispayulilna. 

El acuerdo incluye acciones de fortalecimiento interinstitucional, capacitaciones de mujeres y jóvenes, asistencia técnica en el establecimiento y manejo para cultivos de cacao y especies nativas de su interés, oportunidades de empleo, becas y reforestación de las áreas afectadas por los huracanes Eta y Iota.

La visión de MLR Forestal es crear armonía con sus vecinos, por lo que mantiene un canal abierto de comunicación mediante un delegado elegido por la comunidad. MLR Forestal también ha marcado una diferencia con otras empresas privadas existentes en el área y, a través del área de Gestión Social, ha logrado firmar convenios de colaboración con las poblaciones colindantes y ha ubicado buzones de quejas y sugerencias en las mismas para promover la auditoría social de todas las operaciones. De dichos buzones se encargan los delegados comunitarios. 

Además, desde 2018 las escuelas de estas poblaciones reciben de parte de MLR Forestal donación de material escolar tanto para los estudiantes de preescolar y primaria como para los profesores.

En el caso de la Reserva de Biósfera Bosawás, cuenta con una zona de amortiguamiento que se extiende por 8,355 kilómetros cuadrados, por sus características está poblada entre otros por los municipios que integran el Triángulo Minero, no obstante se le denomina zona de amortiguamiento porque sirve como protección del núcleo, por lo que la ley permite establecer algunas inversiones sostenibles como el establecimiento de plantaciones forestales, las que son  reguladas por las instituciones del Estado.

Las 5,133.5 hectáreas que posee MLR Forestal en el Caribe Norte, se distribuyen entre plantaciones agroforestales y áreas de conservación que se han establecido en la zona de amortiguamiento de Bosawás en Siuna y, en menor grado en Bonanza, no solo recuperan áreas degradadas sino que es la actividad económica por excelencia de la zona de amortiguamiento porque rescata la vocación forestal de la región.

La actividad económica que debería promoverse en estos municipios es justamente la agroforestal pues se ha comprobado que las plantaciones de Teca y Cacao conservan el suelo, la biodiversidad, captan dióxido de carbono y se recuperan las fuentes de agua, todo eso además otros servicios ambientales y la generación de empleos de calidad.

El asocio de plantas forestales con especies agrícolas, es un método innovador y sostenible que MLR Forestal está validando en Nicaragua y consiste en ubicar el Cacao dentro de plantaciones de Teca para aprovechar el espacio de cultivo de una manera más eficiente. El cacao requiere de sombra pues no soporta temperaturas demasiado altas y estando cubiertos los rayos solares por la Teca, no inciden directamente sobre él.

Actualmente, posee un área total de 5,133 hectáreas, comprendidas en:

  • 1,622 ha. de cacao con sombra de teca 
  • 1,736 ha. solo de teca
  • 60 ha. de infraestructura
  • 1,715 ha. destinadas para la protección, exclusiva de los bosques y la diversidad biológica de la zona de amortiguamiento de la Reserva Biológica Bosawas, conforme a los Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS.

MLR Forestal seguirá creciendo, recuperando tierras degradadas para darles cobertura arbórea y extender el área de conservación también. La meta de la empresa para el año 2031 es ampliar sus plantaciones a:

6,500  hectáreas, distribuidas así:

  • 1,500 ha. de cacao con sombra de teca
  • 3,000 ha. solo de teca  
  • 2,000 ha.  destinadas para la protección exclusiva de los bosques y la diversidad biológica de la zona de amortiguamiento de la Reserva Biológica Bosawas, conforme a los Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS.